lunes, 20 de agosto de 2012

El bolso en la China antigua


China es uno de los países más extensos de la Tierra y de más antigua cultura.

Se cree que estuvo habitada desde tiempos muy remotos, pero los primeros datos históricos se remontan, aproximadamente, al año 1000 a. C.. China se mantuvo aislada y casi desconocida para los europeos hasta los viajes de Marco Polo en los siglos XIII y XIV.

A partir de entonces comenzaron a difundirse muchos descubrimientos de los chinos, como la seda. El bolso en la China antigua fue además un complemento que se entroncaba con las costumbres de todas las clases sociales.
El hebao (tipo limosnera)

El bolso o hebao en China es un tipo de adorno que forma parte de la vestimenta tradicional, usado en la antigüedad para llevar objetos personales sueltos, como los monederos de hoy en día. Normalmente tienen bellas formas, como redondeado, alargado, similar a un melocotón, un ruyi o una guayaba y se puede distinguir según el área del país de la que proceda. Fue creado a partir del nangbao, un tipo de bolso pequeño en el que se guardaban algunas monedas, un pañuelo y otras cosas diminutas, debido a que siglos atrás la ropa no tenía bolsillos. Los primeros nangbao se podían llevar en la mano o en la espalda, pero debido a lo incómodo que resultaba en ocasiones cargarlo, con posterioridad se encontró la manera de atarlo al cinto. El material más usado para su confección era el cuero. La historia de llevar una bolsa se remonta a antes de la dinastía Qin o mucho más atrás. A día de hoy, el primer bolso desenterrado en China es uno hecho durante el Periodo de Primavera y Otoño (770 a.e.c. – 476 a.e.c.) y los Estados Combatientes (475 a.e.c. – 221 a.e.c.). La denominación actual de hebao apareció después de la dinastía Song (960 – 1279) para referirse a un pequeño bolso que podía contener objetos personales o de valor, como dinero y el sello personal. Esta costumbre continuó durante la última etapa de la dinastía Qing (1644 – 1911) y principios de la República de China (1912 – 1949), cuando desapareció de las ciudades debido a las reformas en las ropas, que traían incorporado el bolsillo de uso común. No obstante, todavía es popular en algunas zonas rurales y áreas de minorías étnicas, de modo que la artesanía popular, que tiene un profundo y amplio significado, se puede trasmitir a los tiempos modernos. Un bolso está compuesto por dos partes, el interior y el exterior. Regularmente, por fuera presenta algún bordado elegante, mientras la boca es enhebrada con una cuerda de seda que se puede apretar o aflojar para cerrarlo o abrirlo. Llaman la atención su gran variedad de diseños y modelos, los cuales se ajustan a los diferentes usos, pero el de la suerte es el tema más común. Mariposas y flores representan el deseo de amar y casarse, melones dorados y niños denotan longevidad y más hijos, al igual que la imagen del kylin, una criatura mitológica china, llevando un niño. Otros expresan buenos deseos a través de determinados animales y plantas, como los murciélagos y las flores de loto. Diversos temas trasmiten distintas emociones.
El bolso para perfumes


De todos los tipos de bolsos folclóricos, los bolsos de perfume (comúnmente llamados xiangbao, xiangnang o xiangdai) representan una proporción considerable. Originalmente era una tradición llevar uno durante la Fiesta de los Botes de Dragón, que tiene lugar el quinto día del quinto mes del calendario lunar, y colocar en su interior una fragancia de hierbas y bordarlo con un diseño de cinco animales venenosos (el escorpión, la serpiente, el ciempiés, el geco y el sapo), los cuales se dice que, con su olor único, alejan los espíritus malignos y la perversidad y traen riqueza y buenos auspicios para siempre. La costumbre de llevar una bolsa de perfume ha sido practicada desde tiempos inmemoriales. Se dice que, en el pasado, cuando las personas iban de caza, portaban una bolsa de medicinas para expulsar las pociones de los insectos venenosos. Durante la dinastía Qing, el hebao de perfume era llevado por las personas no solo en los días del Festival de los Botes de Dragón, sino en todo momento, porque los manchúes tenían esta costumbre desde hacía mucho tiempo. Según la tradición Qing, los emperadores y las emperatrices eran obligados a llevar una bolsa de perfume con ellos a lo largo del año, y luego de 12 meses o al final de un festival importante, el emperador debía premiar a las princesas y ministros con una bolsa de perfume para mostrarles su agradecimiento. A día de hoy, el hebao de perfume es un gran obsequio tradicional o un símbolo de la fortuna y se puede encontrar en una gran variedad de elegantes estilos y hermosos diseños.

El bolso manchú llamado Fadu


Desde hace miles de años, en el norte de China es muy conocida una encantadora canción de amor titulada Bolso bordado, que habla de una joven esposa que, en el bordado de un hebao que ella hace para su marido, le expresa su amor y pesar al ser separada de él. Muchos grupos étnicos tienen la costumbre de llevar un bolso. Entre ellos están los manchúes, que los usan como parte de sus tradiciones, y el bolso manchú, identificado como fadu en el lenguaje de esa etnia es el único que tiene un gusto completamente étnico. Los antepasados del pueblo manchú vivían de la caza, que realizaban por montañas densamente pobladas de árboles, donde se encontraban con aves y fieras, de ahí que llevaran atada a la cintura un tipo de bolsa hecha de cuero, en la que guardaban su comida. Posteriormente los manchúes abandonaron las zonas montañosas y comenzaron a vivir de la agricultura, por lo que aquellos fadúes se convirtieron en algo pequeño y delicado que únicamente contenía dulces. Las mujeres utilizaban pequeñas piezas de seda y satín para coser las bolsas y las bordaban con flores y dibujos de aves. Este es el origen del fadu manchú, también usado para llevar perfume y tabaco.

sábado, 11 de agosto de 2012

Bolso "Lady Dior" de Christian Dior

Bolso Lady Dior de Christian Dior
En 1995 Bernadette Chirac recibe a la princesa Diana de Gales, que visita París con motivo de la exposición de Cèzanne. Se le regaló a Lady Di  un bolso, que entonces se le llamaba "Chouchou", sin embargo este obsequio, aceptado por la princesa, pasaría a llamarse desde entonces  "Lady Dior", en su honor.

La princesa de Gales, paseó este bolso por todo el mundo y de ahí las ventas se dispararían, no había acontecimiento mundial en el que las damas más elegantes llevasen en sus manos un bolso Dior como el de Lady Di, se convirtió a partir del año 1996, en un fetiche más del mundo de la moda.
El bolso básicamente está fabricado en piel de cordero con un pespunte que lo hace acolchado y que caracteriza a la casa Dior en este tipo de complemento.  El punto llamado "cannage" es el mismo con el que se hacían las sillas estilo Napoleón III, y que empleó el señor Dior, para sentar a sus más distinguidas clientas en los desfiles de modelos que realizaba. Este tipo de cosido lo llevó al bolso, a demás de otros artículos de la firma.

El precio de este bolso está entre los 1000 y 1500 euros, según el tamaño y el modelo.

Actualmente el bolso sigue siendo una rrefrencia en actrices de la talla de Penélope Cruz, Jessica Parker, Anne Hathaway, entre muchas otras.



miércoles, 8 de agosto de 2012

El Imperio Bizantíno




El largo Imperio Bizantino que desde el siglo V hasta el XV tubo su sede en Constantinopla, se convirtió en la cuna de la cultura, el arte y la moda.

Las túnicas bizantinas

En estas épocas se describen de forma muy minuciosa casi todas las prendas del vestido, tanto masculino como femenino, pero sin embargo nada se dice sobre el uso del bolso o la bolsa, lo que denota la poca importancia que tiene para esa gran cultura, no obstante debió ser un tipo de prenda que lo llevaban tanto unos como otros, pero al permanecer las túnicas se portaban debajo de ellas y no eran constitutivas de complemento del vestido, en algunos casos cuando se mostraban, eran de plata u oro y con incrustaciones de piedras preciosas, naturalmente para aquellas clases más pudientes.

La Arqueta de Ágatas


Desde los siglos de ocupación árabe de la Península Ibérica, y desde el siglo VII los cristianos aceptaron algunos preceptos árabes y aparece lo que se llamaría comunidades “mozarabías”. La cultura mozárabe tuvo una gran influencia en los siglos posteriores. Se conserva en San Isidro de León, un arcón con asa para transportar objetos (quizás conservar reliquias), se trata de la llamada “Arqueta de las Ágatas”, una joya de origen andalusí.