sábado, 24 de julio de 2010

El Bolso en el siglo XVIII


En 1790 en París nace la moda el estilo Imperio, dónde el comienzo de la falda no estaba en la cintura sino debajo del pecho, dicha moda ya no permitía los bolsillos atados a la cadera o escondidos entre pliegues de las faldas y había que llevarlos en la mano, para portar las escasas pertenencias que la mujer de la época llevaba, llaves, pañuelos, incluidas las escasas  pinturas para el arreglo personal, un abanico, algún perfume y una pequeña cajita para sales e incluso rapé. En realidad lo que se hizo fue ponerle correa al bolsillo, por lo que se comenzaron a utilizar pequeños bolsos de mano llamados "reticulas" del latín reticulum. La sociedad francesa criticaba que una prenda interior se convirtiera en exterior y los rebautizó como “ridículos”, ya que resultaba muy extraño contemplar a una mujer bien vestida, con una bolsa en la mano. Las críticas tuvieron una escasa influencia y en 1805 no había mujer que no saliera de casa sin su bolso. Las damas tenían un bolso para cada ocasión y en las tertulias se debatía sobre cómo llevar el bolso de manera adecuada, se construian con tejidos a tono o iguales que el vestido y, en algunos casos, con adornos de pedrería o metales.

No hay comentarios: