lunes, 27 de agosto de 2018

Bolsos escénicos

* Sigue en este blog la Historia del Bolso y otras noticias destacadas de este importante complemento.
Limosnera bordada con micrometales de colores, formando una escena campestre del siglo XVIII. Cierre de solapa con el mismo bordado. Interior forrado en seda color gris con bolsillo. Fleco con microcristales al tono. Cinta de cierre con fruncido también bordada al tono(Museo del Bolso).
En algunos bolsos se reproducían obras de arte de pinturas de grandes artistas que figuraban en museos de todo el mundo, era un signo de distinción llevar un bolso bordado con microcristales que reproducían escenas imitando en el colorido y en las proporciones de cuadros de pintores famosos.
Bolso bordado con microcristales de colores formando una reproducción del famoso cuadro "Molino de Wijk". El interior está forrado en seda color crema; lleva un bastidor de metal dorado con grabados y cierre de pestillo; cadena metálica. El bolso lleva un largo fleco con cristales al tono. La escena que se representa es una reproducción de la pintura del pintor holandés Jacob van Ruisdael (1628-1682) y está considerada como el emblema de Holanda. Año 1900 (Museo del Bolso)
Con este tipo de bolsos, realizados tanto en limosneras, carteras o portafolios, además de embellecer estos contenedores con alegres paisajes o escenas costumbristas,se transmitía un conocimiento de obras de arte, especialmente en la pintura, que eran admiradas por millones de personas en todo el mundo. El bolso se convertía en un instrumento más de la cultura.
.
Bolso bordado con microcristales de varios colores, representando una escena en la que aparece un pájaro sobre una rama, en ambas caras y hecho a mano. Bastidor metálico labrado con grecas y otros motivos. Cierre de pestillo, con cadena metálica. Forro de seda de color rosa(Museo del Bolso).
Bolso bordado con microcristales de varios colores representando un paisaje con molino holandés. Bastidor de metal grabado con motivos florales. Fleco de cristales. Forrado en seda color naranja con un bolsillo(Museo del Bolso)
Bolso bordado con microcristales formando un paisaje representando un pueblo con arboleda y adornos florales. Bastidor metálico bañado en oro con iniciales. Cierre de pestillo. Interior forrado en seda color crema con un bolsillo. Fleco inferior formado por cristales verdes(Museo del Bolso).

miércoles, 22 de agosto de 2018

La belleza del bolso joya

* Hazte seguidor de este blog y conocerás una versión diferente sobre la Historia del Bolso, además de novedades y curiosidades del bolso antiguo.


Bolso bordado con hilo de oro, con motivos florales y una figura de un cisne(Museo del Bolso)

Desde el siglo XVIII se empezaron a emplear los bolsos bordados con diferentes abalorios que, en determinados momentos, adquirieron tal complejidad de bordado que resultaron espectaculares; se emplearon muchos tipos de materiales, al principio eran hilos de oro y plata, más adelante se empleó el cristal en forma de minúsculas cuentas de todos los colores, para formar complejos bordados que representaban los motivos más variados, desde los de tipo floral, hasta los paisajes y escenas bucólicas, monumentos e incluso figuras geométricas; se trataba de un trabajo artesano encomiable en el que se empleaban cientos de horas para bordar un pequeño bolso o monedero y pasar miles de cristales perforados hasta completar la figura deseada; más tarde los bordados se realizarían con bolitas de metal, de acero y al final el empleo del plástico fue vulgarizando este tipo de trabajo. 

                      Bolso con iniciales o nombre de la persona que lo llevaba (Museo del Bolso)

A veces en el bordado se reproducía el año o el nombre de su propietaria, o una fecha conmemorativa.
Los bolsos con abalorios se han empleado durante los tres últimos siglos y, en casos excepcionales, se mezclaban con auténticas joyas. También se combinaban ricos bordados con boquillas espectaculares hechas en carey, plata, oro o marfil.

   Bordado con perlas, brillantes y lentejuelas embellecen los bolsos y carteras(Museo del Bolso)

Antiguamente los bolsos con abalorios solo lo podían llevar las damas de la corte o aquellas de posición económica privilegiada, para ellas se bordaban y cosían abalorios con joyas y piedras preciosas, sobre tejidos muy costosos y delicados.
Los bolsos se adornaban también como una forma de comunicación entre amantes, se representaban todo tipo de símbolos o corazones para enviar un claro mensaje al ser querido.
Se recurría a la lentejuela en varios colores que daba al bordado una gran espectacularidad y brillo.
Los corales también se emplearon en la confección de bolsos de noche con bordados formando figuras y combinados con piedras semipreciosas.

Bordados de gran efecto decorativo, incluso empleando en los bolsos piedras o bolitas de colores (Museo del Bolso)

Los materiales para los bolsos de noche o de fiesta se realizaban con tejidos muy suaves, a base de sedas, satenes o crepés y se solían tintar con los colores del vestido para que hiciesen juego con la vestimenta; la mayoría se diseñaban para llevar los en la mano, sin asa o con un asidero muy corto formado por una correa al tono o una cadenilla.


jueves, 9 de agosto de 2018

El Bolso para la noche

* Hazte seguidor de este blog y conocerás una versión diferente sobre la Historia del Bolso, además de novedades y curiosidades del bolso antiguo.
Bolso de fiesta bordado con cuentas blancas (pequeñas perlas) y cierre dorado con gran perla blanca, cadena dorada. El interior forrado de seda crema con un bolsillo(Museo del Bolso).
El bolso para la noche aparece como tal en el siglo XIX; las damas acostumbraban a llevar a las fiestas un tipo de bolso que, por lo general, presentaba ricos bordados, ya a partir del siglo XX se fue imponiendo más la cartera tipo "sobre" con profusión de bordados con diferentes motivos y por lo general con el empleo de hilo de plata y de oro; también hubo casos del empleo de pequeños diamantes para enriquecer todavía más los bordados; en ocasiones se reproducían obras de arte o monumentos emblemáticos.
Bolso con bastidor hecho de metales nobles, con engarces de piedras semipreciosas(Museo del Bolso).
Las señoras del siglo XX empezaban a pintarse en público y los bolsos o carteras empezaron a incluir espejos en su interior, una especie de tocador portátil donde se guardaban los lápices de labios, polvos de maquillaje y demás elementos de retoque femenino. Las carteras o bolsos de fiesta y de noche eran inseparables en los cocteles y en la vida nocturna. Los materiales en los que estaban hechos variaban entre las sedas, las mallas y los abalorios, pero los grandes joyeros diseñaban también sus obras de orfebrería en este complemento que lucían las estrellas de Hollywood.
La cartera de fiesta podía llevar bordadas perlas con suntuosos dibujos hechos con hilo de oro y de plata.
 
Bolso hecho de malla formada por pequeños círculos de chapa, con bastidor grecado y cierre de pestillo con cadena metálica. Forro interior de seda color crema con espejo(Museo del Bolso).
La belleza de algunos bolsos de fiesta convertían a este en una auténtica obra de arte de la joyería.
Se utilizaban también bastidores de metales nobles que incluía naturalmente al oro, con engarces de piedras preciosas en el cierre. 
 
Bolso hecho con tejido dorado y flecos de cuentas. Cierre de brillantes. Forrado en seda color crema con un bolsillo(Museo del Bolso).
Se emplearon mucha pedrería de calidad, pero también la imitación apareció en este tipo de bolsos y esas imitaciones estaban perfectamente trabajadas, hasta el punto que el empleo de perlas, cristales tallados y otros materiales, rivalizaban con los auténticos hasta el punto de confundirlos. Se empleaban vidrios con alto porcentaje de óxido de plomo para imitar el brillo del diamante, el vidrio de G.F. Strass que desde 1730 lo fabricaba imitando diamantes, cristales que imitaban los topacios, rubíes o esmeraldas .

jueves, 2 de agosto de 2018

El bolso tipo cofre. El neceser

                          
Antiguo bolso de mujer hecho en madera con bisagras de piel sujetas con remaches, las partes del bolso están claveteadas con remaches metálicos. Asas de cuero con remates metálicos. El bolso lleva dos plaquitas metálicas en ambas caras para iniciales. Nos recuerda los bolsos usados en las antiguas diligencias que recorrían los solitarios caminos(Museo del Bolso)
igue nuestra historia del Bolso en este blog. También encontrás otras curiosidades sobre el bolso y su cultura.

Cofre de madera pintada hallado en el tesoro de Tutankamon representado la batalla entre asiáticos y nubios. XVIII dinastía. (Museo del Cairo)
A lo largo de la historia el contenedor tipo cofre se ha venido utilizando para guardar y trasladar múltiples objetos.
Cofre de marfil con pinturas del faraón Tutankamon y su esposa. XVIII dinastía (Museo del Cairo)
Además de las referencias antiguas, hay muchas otras en diferentes periodos de la historia de la humanidad.
Cofre rectangular (arte mesopotámico) de terracota con asa vertical en la tapa en el cual fue enterrada la estela dedicada al DIOS SOL por el rey NABU-APLA-IDDINA. Procede de Sippar. Hallada dentro del Ebabbar (Santuario de Shamash). Fechada en el s. VI a. C. (Museo Británico).
Unos y otros se presentaban y adornaban según las épocas y las costumbres del momento. 
  Cofre del profeta Mahoma hecho en oro y piedras preciosas (Museo Topkapi. Estambul)
Algunos se enriquecían con paños suntuosos y tejidos a mano, otros con oro y piedras preciosas.
Desde el siglo XVIII, la costumbre de viajar se fue imponiendo también en las damas y ello obligó a idear un bolso algo más amplio para dar cabida a los diversos utensilios de aseo personal, el Neceser; al principio fueron las diligencias, junto con los baúles voluminosos, se empleaba un bolso de mano que se fabricaba en diferentes materiales, desde madera, mimbre, piel fina con colores muy vistosos y hasta metacrilato; también se aplicaba sobre sus partes visibles, dibujos o grabados con motivos diferentes.
Bolso neceser de madera con forma octogonal, forrado exteriormente en papel pintado representando escenas cotidianas del siglo XVIII. Asa de lucita. Interior forrado en terciopelo teja(Museo del Bolso)
 El neceser pasó de ser un contenedor imprescindible para guardar y transportar los materiales y utensilios de maquillaje de las mujeres, así como los perfumes y demás, a convertirse también en auténticas joyas, fueron las casas Cartier, Van Cleef & Arpels y Dunhill, entre otros, los que adaptaron la joyería a este otro uso de bolsos neceser que alcanzaron valores increible en la primera parte del siglo XX.

Neceser del siglo XVIII, hecho en cartoncillo endurecido y forrado con fina pie. Cordón de piel para portar(Museo del Bolso)
 Muchos artesanos ebanistas se incorporaron a la novedosa confección de cajas para transportar útiles del maquillaje y el aseo personal y se aplicaban serigrafías para darles un aire más en consonancia con épocas o lugares que se deseaba rememorar.

Bolso neceser de forma octogonal con una lámina de serigrafía que representa una escena costumbrista de la vida de la ciudad de Londres en el siglo XIX. Asa hecha en pasta tipo lucita. Cierre de presión con tres pequeñas esferas metálicas (cierre muy típico en estos bolsos). Interior forrado en tejido tipo panilla con un espejo de cortesía enmarcado por abalorios dorados(Museo del Bolso)
Algunos bolsos se fabricaron primero en baquelita, pero al aparecer el plexiglás durante la Segunda Guerra Mundial, se aplicó a la fabricación de bolsos que podían ser transparentes u opacos, la mayor parte de este tipo de bolsos se fabricó en EE.UU. y admitían combinaciones con metales y otros materiales.

Bolso tipo cofre hecho en plexiglás y tapa transparente con un adorno al ácido que representa una espiga(Museo del Bolso)

Neceser forrado de metal dorado con tapa y asa de lucita blanca. Forma octogonal con el interior forrado en seda color rosa con dos bolsillos(Museo del Bolso)
Bolso en forma ovalada aplacado de chapas doradas en franjas verticales. Interior forrado en tejido granate con un bolsillo. Cierre de pasador(Museo del Bolso)
Bolso rígido de forma tubular con asa redonda. Forrado en raso gris marengo y cierre a presión. Cordón para usarlo de bandolera. Año 1955(Museo del Bolso)
 

Bolsos escénicos

* Sigue en este blog la Historia del Bolso y otras noticias destacadas de este importante complemento. Limosnera bordada con micrometa...